Izquierda Unida califica a Landaluce de “cómplice necesario” en el engaño gubernamental sobre la infraestructura ferroviaria

El responsable del área económica de IU, José Luis Alcántara, ha manifestado la preocupación de su formación política por el inaceptable parón en el que se encuentran las inversiones en las obras de modernización de la línea férrea Algeciras-Bobadilla, “pese a los compromisos del gobierno central, no se ha puesto ni una traviesa”.

El responsable de Izquierda Unida denuncia que la ridícula dotación presupuestaria, contemplada para esta inversión en los PGE del presente ejercicio, ha quedado inactiva y que no se ha licitado ni una sola obra en esta línea. “Mientras el Ministerio de Fomento licita obras ferroviarias en otros puntos del Estado deja abandonada una línea que resulta imprescindible para el desarrollo económico de la comarca y para el empleo en nuestra zona. O dicho de otra manera, mientras el Gobierno del PP proyecta trenes de alta velocidad en el resto de España, en Algeciras seguimos solicitando la electrificación de la vía del tren”.

Izquierda Unida califica como lamentable que se haga oídos sordos a una reivindicación unánime de los agentes sociales, económicos, institucionales y políticos de esta comarca; y que el PP pretenda esconder su falta de sensibilidad con esta zona a base de gestos a la galería y medias verdades.

“Más lamentable resulta aún el bochornoso papel que está jugando en todo este asunto el diputado y alcalde José Ignacio Landaluce, que se ha convertido en el cómplice necesario del gobierno a la hora de intentar excluir al Campo de Gibraltar de las políticas de inversión ferroviaria” sostenía el dirigente de la federación de izquierdas. “Landaluce está mintiendo descaradamente a la sociedad campogibralatareña y prefiere sus intereses de partido a la defensa de los intereses generales de la comarca” añadía.

Izquierda Unida considera inaceptable que el Campo de Gibraltar deba seguir reclamando lo obvio, “que el primer puerto de España, con una importante potencialidad de creación de empleo y riqueza en el desarrollo de los tráficos de importación y exportación, siga teniendo el lastre de una conexión férrea tercermundista por la responsabilidad de los responsables de los sucesivos gobiernos”.