Izquierda Unida presenta una moción de apoyo al pueblo saharaui y contra la violación de los derechos humanos

El Grupo Municipal de IULV-CA en el Ayuntamiento de Algeciras, ha registrado una moción de apoyo al pueblo saharaui y contra la violación de los derechos humanos llevado a cabo por el Reino de Marruecos, tras la actuación de las fuerzas militares marroquíes en el Campamento de Gdeim Izik, en El Aiún, donde miles de saharauis protestaban por las deplorables condiciones de vida y donde el ejercito de Marruecos actuó violentamente causando víctimas y desaparecidos.

 Posteriormente, y a pesar de no tener jurisdicción sobre el Territorio no Autónomo del Sahara Occidental, el régimen marroquí procedió a juzgarlos en un tribunal militar que a juicio de numerosos observadores internacionales no contó con las debidas garantías por falta de pruebas. Las armas con las que supuestamente fueron asesinados los agentes carecían de huellas dactilares de los acusados. Además, sólo se practicó una prueba forense y no se realizó ningún test de ADN. El fallo del Tribunal marroquí ha sido la condena a nueve activistas a cadena perpetua, a cuatro a 30 años de cárcel, a otros diez a penas de entre 20 y 25 años y a los dos últimos a dos años de cárcel.

 Desde Izquierda Unida alegamos sin ningún tipo de dudas, que estas penas suponen un nuevo atentado contra el pueblo saharaui, contra su derecho de autodeterminación y su existencia, ya que se trata de un pueblo sometido permanentemente a violaciones por parte de la fuerza ocupante marroquí.

En este mismo sentido, destacamos que diferentes instituciones europeas, parlamentos nacionales y el propio Parlamento Europeo han venido sistemáticamente denunciando estas violaciones y exigiendo que la Misión de las Naciones Unidas desplegada en la zona (MINURSO, Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sahara Occidental), monitorice el respeto a los derechos humanos del pueblo saharaui.

 Por último, Izquierda Unida solicita el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Algeciras a suscribirse al mandato del Parlamento Europeo de la XXII sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y exigir al reino de Marruecos la libertad de todos los presos políticos saharauis, incluido el Grupo de 24 presos de Gdeim Izik,  recientemente condenados por un tribunal militar marroquí, así como pedir la protección de los derechos fundamentales del pueblo saharaui, destacar y apoyar una solución del conflicto basada en el ejercicio del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, como establecen numerosas resoluciones de las Naciones Unidas.