Garzón (IU) ve "muy improbable" reeditar un pacto de Gobierno con el PSOE en la Junta

(EuropaSur. A.R.) El candidato para las andaluzas, Antonio Maíllo, recoge demandas de los colectivos sociales de la mano de José Chamizo IU recela de las medidas anticorrupción de Susana Díaz

El candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, insistió ayer en ver "muy improbable" que la federación de izquierdas reedite un pacto de Gobierno con el PSOE en Andalucía porque, sostuvo, la militancia se siente "traicionada" tras la ruptura del acuerdo alcanzado en 2012. Garzón acudió hasta Algeciras para acompañar al candidato de IU a la Junta, Antonio Maíllo, a un encuentro con colectivos sociales propiciado por el ex Defensor del Pueblo Andaluz y asesor de campaña, José Chamizo. En esta cita, desarrollada en la Cámara de Comercio de la ciudad, también estuvo presente la número uno por las listas en Cádiz, Inmaculada Nieto. 

En sus declaraciones previas al encuentro, Garzón insistió en que la formación trabaja en estos momentos con sólo una hipótesis: la de una victoria electoral de Antonio Maíllo, si bien reconoció que una vez llegado el momento la decisión sobre cualquier pacto recae en la militancia. "Pero con los hechos de estas últimas semanas, donde Susana Díaz rompió de forma unilateral el pacto de Gobierno y dejó sin aprobar leyes importantes para la mayoría social, dejó una militancia muy frustrada e indignada. Es muy improbable, muy improbable -remachó- que la militancia de Izquierda Unida apruebe un pacto con el PSOE", alertó Garzón. 

Para el también diputado en el Congreso, la propuesta electoral de la candidata socialista, Susana Díaz, de crear una oficina contra la corrupción -medida anunciada ayer mismo por la mañana- carece de credibilidad ante situaciones como la macrocausa por los ERE o el reparto de cargos con el PP en la Cámara de Cuentas, precisamente el órgano que puede fiscalizar la acción del Ejecutivo. Garzón aseguró que, precisamente, la voluntad de IU de investigar a fondo y erradicar la corrupción fue el detonante de la ruptura junto con las leyes de calado social de las que el PSOE recelaba (la banca pública o el banco de tierras). 

Maíllo, en su segunda visita a la comarca durante la precampaña del 22-M, se comprometió a poner en marcha una Ley de Inclusión Social que garantice una renta básica a las familias y un decreto para blindar mínimos de luz y agua gratuitos para los hogares. 

"Nos encontramos con una actividad en Algeciras con algo que es primordial para IU. No hay salida de la crisis sin política social. Una política que tiene como objetivo no dejar a nadie atrás", sostuvo ante los colectivos. 

"Es un objetivo irrenunciable luchar contra la pobreza y la exclusión social. Este encuentro es un reconocimiento y nuestro compromiso. Les quiero conmigo en el Gobierno decidiendo la política social. No sólo siendo consultados", apeló para "convertir vuestras opiniones en leyes". 

Ante una treintena de representantes de colectivos sociales, el ex Defensor del Pueblo Andaluz José Chamizo agradeció a las entidades haber acudido a la cita ya que, reconoció, Maíllo le había planteado una reunión de este tipo "y le ofrecí lo que mejor que conozco, las asociaciones del Campo de Gibraltar". En el encuentro los representantes expusieron sus inquietudes mientras que Chamizo introdujo el debate detallando que el movimiento asociativo ha pasado de ser entidades que suplían las carencias de la administración en los años 80 a un instrumento de las mismas en los 90 mientras que hoy, por mor de la crisis, recuperan el papel reivindicativo tras ver reducido su presupuesto. Los recortes, cifró, han sido del 35% en infancia y familia, del 40% en prevención de drogas, del 25% en atención a la discapacidad y del 30% para los inmigrantes mientras que las subvenciones que quedan se entregan en concurrencia competitiva "con un colectivo peleándose con otro". 

Posteriormente, Garzón intervino en un acto público en el aula magna de la Facultad de Derecho similar al desarrollado por la mañana en la capital gaditana. Con lleno absoluto, Garzón arropó a Maíllo y ambos desgranaron ante el electorado las líneas maestras del programa de IU para las autonómicas bajo las claves de la economía social, la banca pública y otros instrumentos para conferir a la economía andaluza un nuevo modelo productivo.