IU defenderá la gestión directa del servicio de mantenimiento de playas

Nieto apela a criterios de eficiencia económica y calidad del servicio en la moción que ha presentado para su debate en el próximo pleno. 

 

Instar al equipo de gobierno a rescatar el servicio de mantenimiento de playas una vez finalizada la prorroga vigente con la empresa GSC, pasando la gestión de dicho servicio a las competencias de la empresa pública de limpieza Algesa” esta es el tenor literal de la propuesta que Izquierda Unida ha presentado para su debate en la sesión plenaria prevista para la próxima semana.

 

En su iniciativa, la portavoz municipal de la federación de izquierda, Inmaculada Nieto, ha puesto de manifiesto que hace unos meses se prorrogó el contrato de concesión administrativa para el mantenimiento de nuestras playas con la empresa GSC, habida cuenta que en la fecha de vencimiento de dicha concesión el Ayuntamiento no había procedido al procedimiento reglamentario para la nueva adjudicación del servicio o el rescate del mismo para gestionarlo directamente desde nuestro Ayuntamiento.

 

De igual manera desde IU argumenta su propuesta afirmando que “teniendo en cuenta que el coste actual del servicio de mantenimiento de playas a través de la empresa privada GSC es de 1.217.140,37 €, el hecho de que la gestión de este servicio sea público, supone una entrada considerable de ahorro para las arcas municipales, toda vez que de entrada el consistorio no tendría que abonar los conceptos de beneficio industrial  y de IVA; además de suponer una actuación directa que marca los objetivos desde el interés general de la ciudadanía.

 

La propuesta que Algesa como empresa pública, con capacidad logística plena y experiencia suficiente para hacerse cargo de la prestación del servicio, es una inmejorable opción, sin grandes contratiempos y sin necesidad de recurrir a empresas cuyo objetivo exclusivo es la obtención de beneficios” ha sostenido Nieto.

 

Para Izquierda Unida resulta interesante que el ayuntamiento vaya rescatando aquellos servicios cuyos contratos administrativos van venciendo y no hipotecar el futuro de los algecireños y algecireñas con modelos de gestión privada, de los que desgraciadamente ya conocemos sus consecuencias.