Intervención del grupo municipal en el pleno extraordinario del "Agua"

Texto de la intervención del portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, José Luis Alcántara:

 

En el año 1994, PA y PP, acordaron constituir una empresa mixta para la gestión del servicio municipal de aguas. Procediéndose la firma del contrato con la entonces AQUALIA (SOGESUR) el 23 de enero de 1995. Este proceso contó con el voto contrario de IU y la oposición de más de 10.000 algecireños.

La “venta” se produjo por 1.500 millones de pts. – 9M de €, en concepto de pago anticipado por el uso de las infraestructuras municipales.

El pliego incluía la realización de inversiones por un importe de 2.000 millones de pts. (12M de €), bajo disposición por parte del Consejo de Administración para la mejora de las infraestructuras. Estos 12M que en principio iba a invertir Aqualia en la ciudad, no eran gratuitos, según el pliego de condiciones se devolverían durante los siguientes 25 años a través de un canon de mejora, con un tipo de interés de MIBOR -1 punto.

No se tardó ni 6 años en hacer seguidismo de los intereses de la parte privada de Emalgesa. El tipo de interés del canon de mejora fue modificado en 2001 por el PA-PP (voto en contra de IU) y lo que antes era MIBOR -1 punto, entonces pasó a ser MIBOR +1 punto, es decir una subida del 2% de interés. Esto a nuestro modo de ver supuso una vulneración de los términos del concurso, ya que AQUALIA obtuvo puntuación por presentar la oferta más baja en el tipo de interés del canon de mejora. De esta forma en el último trimestre de 2008 los ciudadanos pagasen a través del canon de mejora, 800.000 € de más sobre el cuadro de amortización previsto en 1997.

El dinero aportado para las inversiones, se destinó fundamentalmente en la mejora de las instalaciones para las captaciones de agua de manantiales y pozos, dejando a un lado la mejora de la red de saneamiento (por eso tenemos decenas de fugas de fecales por toda la ciudad), se priorizó la obtención de beneficio (aguas a coste 0 de manantiales) a la solución de los problemas reales de la ciudadanía. Este es el gran logro de la privatización del agua en Algeciras.

De esta forma se incrementó la introducción de agua “gratis” de manantial en el suministro. Esto supuso que se pasara en 1994 de 1.5M m3 de aguas propias a 4.85M m3 en 1999, un 223% más. El agua de manantial en 1994 suponía un 8,7% del total distribuido, en 1999 supuso un 35,25%. [En 2009 fueron 4.2M m3 sobre 12.4M m3 un 33.87% en 2015 se han captado de los tres sistemas 3.2M m3 de un total de 13M m3 lo que supone un 24.6%]

En 1996 se autorizan por parte de la Junta para su inclusión en el canon de mejora de una serie de proyectos de mejora de la red general, acometidas y depósitos por un total 237M pts (1.4M €) de estos proyectos, la conducción de los manantiales del Capitán hasta Algeciras supusieron el 50% del total.

¿Supuso este incremento de agua de manantial, prácticamente gratuita, un ahorro de las facturas? No. Tras la venta del agua de Algeciras por parte del PA y PP, las facturas subieron en los siguientes 3 años entre un 125% y un 185% en función del volumen facturado.

La intención manifestada por los primeros gerentes de EMALGESA, con las obras de mejora de las captaciones de El Bujeo, El Cobre y El Capitán, era de captar 5 mill. de m3 /año, es decir la mitad de las necesidades de Algeciras, y en un futuro elevarlo al 100%, de forma que la ciudad se abasteciese exclusivamente de los manantiales; es decir suprimir totalmente la compra de agua de pantano a Mancomunidad. Por suerte, esto no se ha cumplido, sino hubiese sido un atentado medioambiental de dimensiones colosales.

 “Siete años después de la entrada de AQUALIA en la gestión del agua en Algeciras se distribuían 13M de m3 y solo se facturaban 6.8 mill. el resto se supone que se perdían en averías y fugas”.

En septiembre de 2005, gobernando el PSOE y PA, se decidió ampliar el contrato administrativo de gestión del servicio hasta el 2045, a cambio de 4,87M de € en concepto de pago anticipado por el uso de las instalaciones. IU fue el único grupo político que rechazo esta ampliación. Esta ampliación del convenio también incluía obras por 2,4M de €, que evidentemente se devolverían a través del canon de mejora hasta el año 2045, con el tipo de interés comentado anteriormente.

En 2009 se inició un expediente informativo, acompañado de la elaboración de una auditoria externa (ATD auditores), iniciado por IU mientras ostentaba la Alcaldía accidentalmente. Esta auditoría reveló que Aqualia obtuvo entre 2001 y 2008 un beneficio de 2.9M de € por la introducción de agua de manantial en la distribución, junto con la de pantano. Este beneficio, desde nuestro punto de vista inmoral y poco ético, fue considerado por la Secretaría General y la Intervención municipal lícito en base al Pliego de Condiciones del servicio, aprobado en 1995.

Gracias a esta auditoría, conocimos no solo el beneficio que obtenía Aqualia con el agua de manantial, sino también la forma de adjudicación de las obras en el sistema de distribución. De los 11,5M de € en inversiones que finalmente se realizaron, frente a los 12M que estipulaba el pliego, Aqualia ejecutó como prioritarias 7,41M bajo el amparo del pliego. Los otros 4,12M se adjudicaron a Aqualia directamente sin que el pliego estableciese que esto debía hacerse así. Este procedimiento se volvió a repetir en 2005 cuando se amplió la concesión por un importe de 2,4M de €. [Estos últimos 2,4M fueron denunciados públicamente por el PP como presuntamente ilegales realizados por PSOE-PA, de los 4,12M realizados de la misma forma bajo PP-PA no dijo nada].

A la evidentemente nefasta decisión de vender el agua de Algeciras a una multinacional se unió otra mala decisión, un Plan General de Ordenación Urbana no diseñado para corregir problemas sino para aumentarlos.

Este PGOU aprobado en su día por PA y PP es otro de los condicionantes que nuestra ciudad sufre a la hora de solventar definitivamente los problemas históricos de suministro y saneamiento. Un plan que se diseñó para maximizar el beneficio de constructoras, que unido a la falta de diligencia del Ayuntamiento en controlar la ejecución de las mismas, provocó que las nuevas infraestructuras de distribución y saneamiento no fuesen los adecuados al volumen de población que finalmente iba a residir en las nuevas zonas construidas. Sirva como ejemplo paradigmático la Urbanización El Greco en el Acebuchal.

Si el PGOU se hubiese diseñado para transformar Algeciras, en una ciudad moderna con unos servicios adecuados, en lugar de convertirse en la mejor manera de engordar las carteras de unos cuantos, ahora los problemas de fugas de aguas fecales serían menores. 

Y si a esto le unimos que el dinero recibido por las dos ventas del agua no se destinó a lo prioritario: la red de suministro y saneamiento de la ciudad. 

Lamentablemente, como hemos visto hasta el momento la parte fundamental de lo invertido por Aqualia en obras e infraestructuras se dirigió mayoritariamente a la mejora de las instalaciones de las captaciones, abandonando lo realmente importante para la ciudad de Algeciras y sus habitantes, como la renovación y mejora de la red de distribución y saneamiento -red con conducciones de 19 y 25 años, y de más de 25, la mayoría de esas conducciones de materiales como el hormigón o el fibrocemento, (este último ya prohibido en el 2001, por la utilización de fibra de amianto, altamente perjudicial para la salud), y además el uso de dichos materiales debido a sus propiedades y al tiempo que tienen, provocan una enorme pérdida del agua que se conduce por la red -aproximadamente el 23%, -el 13% causado por averías-.

Esta política también provoca que no se haya solucionado la situación vergonzosa de los vertidos de aguas residuales, asistimos día si y día no a las denuncias de los vecinos, por esta circunstancia, solo depuramos aproximadamente el 60-70% de las aguas; cuando la normativa europea nos exige hace ya muchos años depurar el 100% de las mismas, exponiéndonos a posibles sanciones.

Cuando se redactó el pliego (1995), ya se estipulo que cuando se terminase la nueva estación depuradora la iba a gestionar Aqualia. Es decir, ha tenido casi 20 años para planificar la erradicación de las fugas de fecales en la ciudad y no se ha hecho, y aún hoy se sigue sin hacer. El propio informe del Gerente de Emalgesa que se nos entregó ayer reconoce que desde que recepcionaron la depuradora en 2012 no han hecho más obras (pag.7), cuando todo el mundo conoce y huele, por donde salen las aguas fecales en Algeciras.


En conclusión, Aqualia, gracias a un pliego de condiciones, diseñado a su medida y unido a la dejadez municipal en controlar a la parte privada y minoritaria de Emalgesa, ha hecho con el agua, un derecho humano, lo que ha querido desde 1995 hasta hoy. Un pliego que admite, que de forma sistemática sea el Ayuntamiento el que compense las pérdidas de Emalgesa, mientras los beneficios por el uso del agua de los manantiales sean solo para la parte privada, gracias al “riesgo y ventura”, no es un buen incentivo para que se mejore la gestión que tiene encomendada Aqualia. Y es el momento de ir poniendo punto y final a esta situación.

El ayuntamiento ha de ejercer la potestad fiscalizadora que tiene según convenio suscrito y como lo pasado ya no tiene remedio, nuestro grupo quiere hacer una serie de propuestas, para controlar a la parte privada, hasta el momento en que tengamos la oportunidad de recuperar el servicio, como han hecho ya grandes ciudades como París, Berlín o Yakarta. Aquí cerca también tenemos ejemplos de gestión desde lo público como Medina Sidonia. 

Las Naciones Unidas declararon el derecho al suministro de agua y al saneamiento como un Derecho Humano en 2010; ninguna entidad privada puede ser garante de un derecho humano, porque siempre van a mirar la cuenta de resultados y no la necesidad vital que los ciudadanos tienen de este suministro. El servicio de suministro de agua gestionado desde lo público, es más eficiente y barato para el ciudadano, hasta el Tribunal de Cuentas de España coincide en este extremo, un 25% más caro para el ciudadano cuando se gestiona de forma privada. Por eso entendemos que tenemos que ir dando los pasos, con seguridad, para en un futuro próximo recuperar este servicio.