Unidos Podemos considera vital el tramo ferroviario Algeciras-Bobadilla y lamenta que el PSOE renuncie a construir el Corredor Mediterráneo antes de 2020

PSOE y PP se alían en el Senado defendiendo un modelo ferroviario radial y centralista, pero su moción no sale adelante al carecer de apoyos suficientes.

Desde hace ya años diferentes territorios del Estado reclaman la construcción del Corredor Ferroviario Mediterráneo, que permitiría conectar Algeciras, cuyo puerto es el de mayor tránsito de mercancías de todo el Estado Español, con la frontera francesa y discurriendo así por todo el litoral mediterráneo. Se trataría de potenciar un nuevo modelo ferroviario que superara el modelo radial y centralista existente, permitiendo potenciar las sinergias económicas y competitivas de los territorios mediterráneos. El Corredor Mediterráneo, en este sentido, permitiría conectar unos territorios que actualmente concentran el 50% del PIB nacional, el 55% de la producción industrial y el 60% de nuestras exportaciones, así como buena parte del turismo que recibe nuestro país.

Hoy el PSOE presentaba en el Senado una moción que priorizaba el Corredor Ferroviario Central, incidiendo en el mismo modelo radial y centralista que en la actualidad plantea problemas a diversos territorios. El Grupo Parlamentario de Unidos Podemos ha intentado negociar con el Grupo Socialista una enmienda que recogía también la necesidad de presupuestar y construir, para antes de 2020, el tramo del Corredor Mediterráneo que uniría Algeciras con la frontera francesa, discurriendo por el litoral mediterráneo. No obstante, el PSOE ha preferido pactar una enmienda con el Grupo Popular, en la que se contemplaba que el Corredor Mediterráneo discurriría desde la frontera francesa hasta Almería, sin conectar con Algeciras, tal y como se reclama desde hace años. Por tanto, es absolutamente falso que Unidos Podemos haya bloqueado la moción que instaba a construir el tramo ferroviario Algeciras-Bobadilla. Es más, Unidos Podemos no sólo ha reclamado hoy la construcción de ese tramo, sino que ha reivindicado que antes de 2020 se finalice la construcción íntegra del Corredor Mediterráneo, que debe unir Algeciras con la frontera francesa, conectándola con otros territorios mediterráneos y propiciando así las sinergias económicas de la zona.

Finalmente el Grupo Socialista se ha visto obligado a retirar su iniciativa, habida cuenta de que para introducir todas las modificaciones que planteaba el Grupo Popular debían contar con la aprobación del resto de grupos parlamentarios. Tal y como ayer manifestaba Sergio Pascual, diputado en el Congreso por Sevilla, si es por PP y PSOE “el Corredor Mediterráneo se va a convertir en un Frankenstein, construido a retales y pedazos”, a lo que ha añadido que “el tramo ferroviario Algeciras-Bobadilla es el de máxima prioridad de España, aunque PP y PSOE no quieran verlo”. Maribel Mora, la senadora andaluza de Podemos, reclamaba hoy en la Cámara Alta que el Corredor Mediterráneo de soluciones a Algeciras, cuyo puerto es el más importante de todo el Estado Español y que, por culpa de los sucesivos gobiernos de PP y PSOE, no disfruta de las infraestructuras necesarias”.