Izquierda Unida condena el ataque a la libertad de expresión que ha cometido Landaluce contra el Foro por la Memoria

El consejo local de IU ha condenado la actitud antidemocrática del PP al ordenar retirar la bandera republicana del stand que compartían en la feria del libro el Ateneo José Román y el Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar.

La deriva “lepeniana” de Landaluce y el PP, apoyada en los últimos meses por el Subdelegado de Gobierno, ha llegado a la nuestra ciudad. Hay que recordar que el PP se ha dedicado a perseguir a los ayuntamientos que en la provincia han conmemorado el periodo democrático que supuso la II República Española, y que fue violentamente abortado por la vía de las armas por los antecesores del PP.

 El PP se empeña en extender los efectos de la Ley 39/1981, que solo se circunscribe a los edificios oficiales, a cualquier parte que a ellos les interese, siempre y cuando sea para limitar la libertad de expresión de los republicanos, ya que con anterioridad el PP de Algeciras permitió que ondease una bandera de un club deportivo (que tampoco es oficial) en una plaza pública durante varios meses.

 “El PP se está acostumbrando tanto a hacer y deshacer con los jueces y fiscales en nuestro país, que siempre que hablamos de la bandera republicana la tacha de inconstitucional o que contraviene la Constitución, situándose los ‘populares’ en el lugar del Tribunal Constitucional. Siguen sin acordarse de la existencia de una sentencia del TSJ de Madrid (1335/2003) que condenó al Ayuntamiento de Torrelodones por vulnerar los artículos de la Constitución que protegen la libertad de expresión política al retirar una bandera tricolor de una caseta de feria, sin motivación. Aquí tampoco hay motivo, más allá del ADN franquista del PP de Algeciras, que tantas veces nos ha mostrado”, aseveró José Luis Alcántara, coordinador local.

 Para Izquierda Unida, estas actitudes poco democráticas que está demostrando Landaluce en los últimos plenos o en las redes sociales menospreciando a estibadores, son fruto del nerviosismo que está viviendo al darse cuenta que su castillo de mentiras y falacias, en torno al conflicto de la estiba y las nulas inversiones del corredor ferroviario, se está derrumbando bajo el peso de la realidad.